Arte

La diversidad de nuestra comarca nos ha regalado un importante patrimonio artístico, civil y religioso, que abarca todos los estilos.

Un amplio muestrario artístico

Templos, edificios civiles y otras muestras de arte de la Comarca de la Comunidad de Calatayud se cuentan por centenares.  Cada uno de nuestros 67 municipios y sus pedanías cuentan con al menos una iglesia y varias ermitas, con fuentes, puentes, palacios y castillos. Algunos de ellos incluso contaron con conventos o monasterios. Esa abundancia ha dado como resultado un amplio muestrario de edificios religiosos y civiles con numerosos estilos artísticos reflejados en ellos.

Sin lugar a dudas, el estilo más genuino de nuestra comarca es el mudéjar, al que dedicamos una página aparte por su interés. Ello no quita para que en nuestros pueblos podamos disfrutar de joyas de otros estilos, como el románico, que aunque poco representado en estas zonas meridionales, tiene en nuestra comarca algunos bellos ejemplos. El gótico también tiene su cabida, en algunos casos evolucionando ya hacia otros estilos. Renacimiento y barroco también se ven representados.

Es común que estos edificios, como lugares en los que los acontecimientos históricos y las modas han hecho mella, reúnan más de una capa artística en sus muros y retablos. Así, la mezcla de estilos es algo habitual y perfectamente visible incluso desde el exterior de edificios y torres.

Acompáñenos a recorrer este diverso legado en el que seguro que encuentra lugares maravillosos y obras de arte únicas que podrían rivalizar con las expuestas en muchos museos.

románico

Más propio de zonas más al norte, el románico se encuentra en determinados edificios religiosos de la comarca de Calatayud. Normalmente se mantienen elementos inconexos, restos de templos románicos que sucumbieron a las modas y se rehicieron con otros estilos. Podemos ver ejemplos del románico bilbilitano en Berdejo, Bijuesca, Cimballa, Llumes, Embid de Ariza, Clarés, Villarroya o Malanquilla. Incluso en dos de los templos de la cabecera comarcal,  San Andrés y San Pedro de los Francos, se conservan sendos crismones. 

Mudéjar

La comarca de la Comunidad de Calatayud cuenta con el más amplio patrimonio mudéjar de Aragón –que es lo mismo que decir del mundo-. En esta comarca están tres de los cinco arquetipos señalados por la UNESCO como representativos de la totalidad de este arte en Aragón: la iglesia de Santa Tecla de Cervera de la Cañada, la de la Virgen de Tobed –ambas consideradas como ejemplos de las iglesias fortaleza- y la propia torre de Santa María de Calatayud, la más alta torre mudéjar de Aragón y una de las más espectaculares.

Dada su importancia en nuestro territorio, le hemos dedicado un apartado específico en esta web al que podrás acceder desde el enlace adjunto.

gótico

La influencia del gótico cisterciense del Monasterio de Piedra se extendió en otros templos de nuestro territorio. Este arte medieval, llegado del norte de Europa, se conserva en un abundante número de templos, mayormente en detalles arquitectónicos como los vistosos techos con bóveda de crucería. Otros conservan portadas en arco apuntado u otro tipo de soluciones arquitectónicas típicas del gótico, en algunos evolucionando ya hacia el mudéjar. Podemos reseñar algunos de los lugares donde encontrar muestras del gótico, como San Pedro de los Francos de Calatayud, Villarroya de la Sierra, Olvés, Paracuellos de la Ribera, Miedes, Torrijo de la Cañada, Ibdes, … En algunos lugares como Paracuellos de Jiloca o Morata de Jiloca, sus portadas son góticas pero realizadas en ladrillo, singularidad que las acerca al mudéjar.

Mención aparte merece la pintura gótica de nuestra comarca. Es escasa la pintura mural que ha llegado a nuestros días, en unos casos perdida por la dejadez de sus propietarios y la falta de acción de las instituciones, como la que decoraba la Casa de los Frailes de Bubierca; y en otros vendida, como la capilla de San Bartolomé de la iglesia de Villalba de Perejil, hoy visitable en el museo Maricel de Sitges (Barcelona).

En cuanto a los retablos góticos, en esta comarca son abundantes y con una notable calidad, realizados por artistas como la dinastía de los Arnaldín y otros, cuya única adscripción es el lugar donde dejaron sus principales obras. Destacan los ejemplares conservados en Torralba de Ribota, Velilla de Jiloca, Monterde, Morata de Jiloca y Maluenda, donde destaca la obra de Domingo Ram.  

renacentista

Los mejores ejemplos de la arquitectura renacentista en la Comarca de Calatayud los hallaremos en los templos de Ariza y Fuentes de Jiloca, encuadrados en la tipología artística de «planta de salón»,  caracterizada por una nave con columnas de tipología diferente a las clásicas  góticas, que sí se mantuvieron en Ibdes. Ejemplo notable del arte renacentista es también la portada retablo de Santa María de Calatayud, una de las más bellas de España, realizada toda ella en alabastro. Otros templos renacentistas de nuestra comarca pueden verse en Villalengua, Campillo, Tobed o Jaraba.

El renacimiento también dejó su huella en otras manifestaciones artísticas, como las pinturas que dejaron artistas de la talla de Pietro Morone o Jerónimo Cosida. Destacan obras como las magníficas portadas de retablo realizadas por Morone en Paracuellos de Jiloca y, sobre todo, en Ibdes. Otros retablos interesantes de la época son los de la iglesia de Arándiga,  los de Sabiñán, Maluenda, Munébrega, Ateca, Bordalba, Villafeliche, Belmonte o Moros. 

Hay un apartado en el que nuestra comarca destaca en este periodo: la arquitectura civil y la ingeniería hidráulica. De la primera, como ya hemos hablado en el apartado de los palacios, hay numerosos ejemplos de edificios renacentistas con la peculiaridad que aquí se le dio al estilo: el uso del ladrillo en las fachadas, las puertas en arco de medio punto y la característica galería de arquillos bajo el alero. Además de los palacios particulares destacan los edificios consistoriales como los de Torrijo de la Cañada, con lonja debajo, o Berdejo, donde se utiliza la piedra. Un edificio de gran singularidad es la casa de San Millán de Torrelapaja, dedicada a la acogida de peregrinos.

En lo referente a las obras hidráulicas, destacan los molinos, tanto de grano como de aceite e incluso los de pólvora, como los de Villafeliche. Los puentes como el de Algar en Calatayud aún continúan dando servicio. Por último, se hicieron numerosas fuentes públicas en municipios como Paracuellos de la Ribera, Miedes, Sisamón, Cabolafuente ou Orera. 

barroco

Los templos del siglo XVII, como la Basílica Colegiata del Santo Sepulcro de Calatayud marcaron la introducción de la arquitectura barroca en la Comarca de Calatayud. Su fachada es una muestra perfecta de este estilo que incluso sirvió de prototipo para otros templos como el de Morés. También se reformaron muchos de los templos anteriores, añadiéndoles capillas de gran belleza y teatralidad, como la de la Virgen de la Peana, en Ateca o transformándolas casi por completo como la de Sabiñán.

Dichos cambios y nuevas modas artística afectaron asimismo al arte mueble, tanto en pintura como en escultura. En nuestra zona hubo diversos talleres encargados de la realización de muchas de estas obras. Hay buenos ejemplos en la ciudad de Calatayud y también en sitios como Monterde, Sabiñán. Villarroya, Carenas, Maluenda, Ateca. Villalengua, Campillo, Torrehermosa…

¿Te gusta el arte?