Mudéjar

El arte que nos legaron los alarifes moros, que se quedaron en Aragón tras la conquista cristiana, el mudéjar, es una de las manifestaciones artísticas más genuinas de la comarca de  Calatayud.

Cuando el barro se hace arte

La comarca de la Comunidad de Calatayud cuenta con el más amplio patrimonio mudéjar de Aragón –que es lo mismo que decir del mundo-. En esta comarca están tres de los cinco arquetipos señalados por la UNESCO como representativos de la totalidad de este arte en Aragón: la iglesia de Santa Tecla de Cervera de la Cañada, la de la Virgen de Tobed –ambas consideradas como ejemplos de las iglesias fortaleza- y la propia torre de Santa María de Calatayud, la más alta torre mudéjar de Aragón y una de las más espectaculares.

Junto a estos tres arquetipos sobresalen otros ejemplos de este magnífico estilo artístico nacido del más pobre de los materiales: el barro. Así, no se pueden dejar de visitar las torres de Ateca, Belmonte de Gracián, Maluenda, Fuentes de Jiloca, Orera, Terrer o Monterde; los templos de Torralba de Ribota, Aniñón, Morata de Jiloca, Maluenda o Calatayud; centros como el «Mahoma Calahorrí» de Tobed; y claustros como el de Santa María de Calatayud.

 

¿Te lo vas a perder?